ARTESANÍA EN OTOÑO

Las elaboraciones en Viñas del Cenit son extremadamente cuidadas y atomizadas. La bodega cuenta con depósitos abiertos de acero inoxidable, tipo bañera, de una capacidad que no supera los 4.000 kg. Estos depósitos permiten elaborar de manera individual cada una de las distintas zonas donde se encuentra el viñedo. Son el equivalente moderno de un antiguo lagar, donde se consigue extraer la esencia de estas uvas centenarias. Son ideales para la fermentación del Tempranillo de la zona, ya que consigue oxigenar a la perfección los mostos durante la fermentación alcohólica y favorece el contacto de los gruesos hollejos de las uvas viejas con el mosto. Además, la bodega cuenta con dos tinas de maderas para fermentación y crianza de algunos lotes más especiales. Los tamaños de los depósitos van desde 1.000 litros a 25.000.

Cada depósito es cuidado de manera individual tratando de sacar lo mejor de cada uno de los viñedos. Se realizan bazuqueos y remontados manuales. Una vez finalizada la fermentación alcohólica y tras un suave prensado, los vinos pasan directamente a barrica para realizar fermentación maloláctica.

La conjunción del Tempranillo y la barrica de roble francés en esta zona es perfecta, y los vinos se benefician de su contacto en el tiempo de manera que se van ensalzando y potenciando toda la personalidad de las uvas.

Generalmente se eligen barricas de distintas tonelerías que usamos hasta 5 años, de forma que el primer y segundo uso es para los vinos procedentes de viñedos viejos como es el caso de Cenit VDC, Cenit y Via Cenit, el resto de usos son para el resto de los vinos de la bodega.